header

Imprimir Correo electrónico

 

                                                 Nada más comes y te vas, pero no a La Habana

                                                 aunque añoras volver a El café de París

                                                 a beber mojitos en su barra llena de jineteras

                                                 mientras soneros ambulantes animan el bar

                                                 con El bodeguero, Flores negras, o El Chan chan.

                                                 Nada más terminas el postre, te echas una siesta

                                                 y al despertar vas al escritorio y reanudas

                                                 el diálogo con la cucaracha que merodea

                                                 entre el borde del retrete y el cepillo dental.

                                                 Que en la charla con el blátido tu ignorancia

                                                 no lo vaya a ofender: primero ausculta bien

                                                 y si no tiene ooteca lo despides diciendo

                                                –adiós, ojalá no seas un solitario como yo

                                                 y que esta noche encuentres una hembra dispuesta

                                                 a compartir su amor. Mejor, sin indagar el sexo,

                                                 a la manera de Clarise Lispector pon en sus cinco ojos

                                                 el tedio cósmico como si ellos fueran espejos

                                                 donde un dios tirano refleja su omnipotencia cruel.

                                                 La tarde trascurre escuchando golpes de pezuñas

                                                 sobre el asfalto de una calle que se llama Pericles.

                                                 Pasan y pasan carretones llenos con cadáveres

                                                 de ficus muertos bajo el rigor invernal.

                                                 Al escuchar el trote firme y cadencioso vienen

                                                 a tu memoria el Siete Leguas, el Prieto Azabache

                                                 y Lucha Villa desde un palenque cantando

                                                 la gesta de estos potros mientras los gallos

                                                 se matan con las navajas de su espolón.

                                                 Nada más cenas y te vas, pero no al Dos gardenias

                                                 a que Ela Calvo atice las ascuas del desamor

                                                 cuando interprete Veinte años rodeada

                                                 de españoles ruidosos que no aprecian su arte.

                                                 Nada más cenas y antes de dormir, con una botella

                                                 de Habana Club trae la noche cubana a tu corazón

                                                 y así vas a sentir que Elena Burke desde un CD canta

                                                 como si estuviera en la pista de El gato tuerto

                                                 acompañada por la guitarra de Felipe Valdés.

 

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)

Bestias Negras
Universidad, Autonomía y Debate
1968: El Movimiento Estudiantil
John Lennon
El futuro de CONARTE