header
logoeditorial.jpg

Ese obscuro objeto de la psicología

Francisco Veloquio

- LOS ASPECTOS SOCIOPOLÍTICOS IGNORADOS EN LAS DOCTRINAS PSICOLÓGICAS. Introducción. La presente reflexión es producto de una serie de preguntas que regularmente se hacen en ambientes donde se discuten temas de psicología. Sin embargo, a la psicología que voy a referirme es una Psicología que posee una dimensión crítica, además de elementos políticos a una construcción dialéctica de la misma y que conlleva una filosofía del conocimiento y una práctica social concreta. Muchos psicólogos en la historia de la psicología adoptaron el método dialectico para dar vida y frescura a razonamientos verdaderamente...

Teatro, verdad y política

Harold Pinter

  Discurso del Premio Nobel.   En 1958 escribí lo siguiente: "No hay distinciones absolutas entre lo que es real y lo que no lo es, ni entre lo que es verdadero y lo que es falso. Una cosa no es necesariamente o verdadera o falsa; puede ser a la vez verdadera y falsa." Creo que estas afirmaciones todavía tienen sentido y todavía son aplicables a la exploración de la realidad por medio del arte. Me atengo a lo que allí afirmé en tanto que escritor, pero en tanto que ciudadano no puedo. En tanto...

Karl Marx o el espíritu del mundo

Jacques Attali

Ningún autor tuvo más lectores, ningún revolucionario concitó más esperanzas, ningún ideólogo suscitó más exégesis y, fuera de algunos fundadores de religiones, ningún hombre ejerció sobre el mundo una influencia comparable a la que tuvo Karl Marx en el siglo XX. Sin embargo, justo antes del amanecer del siguiente siglo, en el que nos encontramos ahora, sus teorías, su concepción del mundo fueron universalmente rechazadas; la práctica política construida alrededor de su nombre fue arrojada al tacho de basura de la Historia. Hoy en día, casi nadie lo estudia, y es...

logotheatron.jpg

Marx en el Soho

Howard Zinn

Las luces se apagan. Luz en el centro del escenario, se puede ver una barra de bar, una mesa y varias sillas. Marx entra, vistiendo una elegante chaqueta negra, camisa blanca y una corbata negra. Con barba corta, bajo y fornido, con un mostacho negro y pelo canoso. Lleva puestas lentes de acero. Lleva una bolsa, para, camina al borde del escenario, mira a la...

Tres escenas de farsa teatral

Xavier Araiza

  - Greta Garbo en la política mexicana - Periodista en el diván del doctor Freud - Diálogo entre Hugo y el Rey .......................................................................   GRETA GARBO EN LA POLÍTICA MEXICANA (En su casa. Frente al espejo de la sala se ajusta la peluca) LA ESPOSA: ¡Quítate eso o no sales de la casa! ... ¡Ridículo! ¡Immoral! GRETA: ...No te alteres, mujer: les dije en el partido que saldría como Greta Garbo... Cumplo mi...

La peligrosa aventura de Rectorrr y sus …

Xavier Araiza

* En 1983 escribí esta pieza teatral inspirada en los sucesos de la represión a los universitarios críticos y movimientos sociales que no se dejaban avasallar por el gobierno y los intereses empresariales. Editorial Castillo la publicó en 1985. Desde el inicio de los años 80 gobernaba la Uni un rector que idolatraba a los alemanes del Tercer Reich, anunciaba el "sano espíritu feudal" y...

logoproscenio.jpg

Estética del coito / Fernando Buen Abad

Fernando Buen Abad

  El orgasmo será revolucionario o será nada "Preparemos el lecho que entre sus sábanas esconda un arco iris" Picasso. Felizmente el coito es ese territorio real y surrealista "...punto en el espíritu desde donde la vida y la muerte, lo real y lo imaginario, el pasado y el futuro, lo comunicable y lo incomunicable, lo alto y lo bajo cesan de ser...

Filosofía en el tocador o la rebelión del segundo sexo * / Xavier Araiza

Xavier Araiza

Primero la pregunta: ¿Desde qué situación existencial y de cuál contexto histórico es posible hablar y escribir de sexualidad y literatura, o de literatura y sexualidad? Hay que decirlo de entrada: en estos territorios del saber el orden de los conceptos, de las nociones, de las categorías, sí altera el producto. No hay duda que se lastima la sensibilidad de los...

De la universidad a la República del Saber y la Cultura / Severo Iglesias

Severo Iglesias

MANIFIESTO   Las universidades han sido hasta aquí el refugio secular de los mediocres, la renta de los ignorantes, la hospitalización segura de los inválidos. Los cuerpos universitarios, celosos guardianes de los dogmas, trataban de mantener en clausura la universidad, creyendo que la conspiración del silencio puede ser ejercitada en contra de la ciencia. La juventud universitaria de Córdoba se levantó...

Vieja entelequia a discusión: Sexo, Drogas y Rock And Roll / Francisco Veloquio

Francisco Veloquio

EL LABERINTO DE LOS ESPEJOS Introducción Si existe una entelequia, "esencia realizada", que ha llevado a una crisis sin igual al pensamiento occidental, ha sido precisamente el grito juvenil de la década de los años sesentas: sexo, drogas y rock and roll. Surgida como respiro desesperante frente a los acontecimientos bélicos de la época y como necesidad de liberación del espíritu y...

El surrealismo en el siglo XXI

Xavier Araiza

In situ, el Encuentro Edward James y el Surrealismo, Encuentro Internacional, celebrado en noviembre de 2007, en el pequeño pueblo de Xilitla, en el estado de San Luis Potosí, ha sido un acontecimiento importante, memorable. En esos días Xilitla se convirtió en la capital del debate y el diálogo sobre el surrealismo. Entre la niebla y la humedad de las montañas de...

Una rosa para Simone de Beauvoir

Hace unos diez años, en la Casa de la Cultura impartí un curso sobre El Segundo Sexo y la narrativa (La invitada, La mujer rota, Los mandarines, Memorias de una joven formal , La fuerza de las cosas…) de Simone de Beauvoir . En esas mismas fechas el periódico Milenio, en su sección cultural y por varios meses, publicó una columna mía titulada como el célebre libro que abrió la reflexión sobre la condición histórica de las mujeres en los laberintos del poder de los machos y los patriarcas.

Este 9 de enero se cumple el centenario del nacimiento de la filósofa y novelista francesa. En mis cursos y en mis textos he sostenido que El segundo sexo significa para las/los feministas de todas las tendencias (lo reconozcan o no) lo que La Biblia significa para los cristianos, El Corán para los Musulmanes, El Capital de Marx para los revolucionarios y La interpretación de los sueños de Freud para los psicoanalistas. Es decir, el ensayo de la compañera de ideas, cama, viajes, fiestas y alcoholes, luchas políticas y reflexión filosófica de Jean-Paul Sartre; en una época amiga de Albert Camus y Marleau-Ponty; en 1949 (año en que se publica el ensayo) abre un terreno de reflexión y práctica en trono a las interrogantes filosóficas, antropológicas, biológicas, religiosas, políticas, estéticas que se plantean en torno a la pregunta central: ¿Qué es una mujer? La misma Simone se responde con la ya célebre frase que orienta teorías y movimientos en torno a las luchas sobre la equidad de género y las reivindicaciones político-jurídicas de las mujeres en los siglos XX y XXI: “No se nace mujer; llega una a serlo”. Con esta conclusión a la vez iluminadora y provocadora pegaron el grito en el cielo los conservadores/as de todos los pelajes. Predicaban en las tribunas: ¿pero cómo, no es Dios el que define el sexo? ¿No es la naturaleza la que nos conforma como machos o hembras, con pene o vagina por siempre y para siempre? ¿Acaso la mujer no está destinada a parir hijos, cuidar la casa, tener delicados sentimientos, puras intuiciones, escasas ideas, y a permanecer sometida a la ley del padre, del hermano, del esposo, del hijo, del amante o del novio? Sí, El Segundo sexo puso el dedo en la llaga del ancestral despotismo de los hombres creados a imagen y semejanza de Dios.

Publicado el libro en la editorial Gallimard se precipitó la andanada de insultos de la derecha internacional. Le dijeron a la bella Simone: inmoral, puta, lesbiana, prevaricadora, títere manipulada por Sartre, perversa , acomplejada por no ser madre…algunos voceros de la izquierda gazmoña también la atacaron , incluso el mujeriego y extraordinario novelista y dramaturgo argelino-francés Albert Camus (en ese entonces su amigo) le dijo que con su ensayo “humillaba al macho francés” . Pero como sucede con toda gran obra que revoluciona las ideas y las formas, El segundo sexo se abrió paso contra los ataques, el ninguneo y el silencio mediático de las derechas, y pronto se tradujo a la mayoría de los idiomas del planeta. Simone de Beauvoir adquirió, por meritos y talento propios, tanta celebridad y atentos lectores como ya los tenía su pareja-el autor de La náusea, El muro, A puerta cerrada. Como curiosa anécdota se supo (en cuestiones literarias, editoriales y mediáticas todo se sabe) que los ingleses ¿o fueron los norteamericanos? no tuvieron más remedio que publicar el ensayo, pero convenientemente censurado y mutilado.

Pero no todo surgió de la inspiración, de la cabeza filosófica y del talento literario. Es bueno preguntarse ¿cuáles son los textos en los que se basó Simone para investigar y escribir su ensayo?: Son muchísimos y van desde la filosofía, la antropología, la etnología, los textos teológicos, la biología, el psicoanálisis, la literatura… El segundo sexo no sería lo que es y no tendría su efecto ideológico y político sin los textos de Hegel, Marx, Kierkeggard, Husserl, Heideggar, Marleau-Ponty, Jean-Paul Sartre. Es decir, los teóricos de la dialéctica, del materialismo histórico, la fenomenología y el existencialismo. Claro, de Beauvoir conocía los textos de la rusa Alexandra Kollantay, embajadora del gobierno de Lenin en México, y de la alemana Clara Zetkin, compañera de la famosa Rosa Luxemburgo; pioneras, a principios del siglo XX, de las reivindicaciones sociales y políticas de las mujeres desde el programa de la lucha socialista.

El segundo sexo es un texto fundacional que sintetiza un enorme saber crítico y subversivo. No es de ninguna manera un texto sagrado como lo son la Biblia y el Corán-según la visión del mundo y las creencias de los cristianos y los musulmanes. El segundo sexo ilumina zonas de la cultura, el poder institucional, la microfísica del poder (Michel Foucault Dixit), las contradicciones sociales y la existencia singular, apoyándose en Darwin y su El origen de las especies, en El Capital de Marx, en Freud y su Interpretación de los sueños, en El ser y la nada de Sartre. A partir de esos y otros innumerables textos profanos , la percepción de los hombres y mujeres , sus aventuras , sus obras , sus miedos y alegrías , su vida y su muerte individual, su corta existencia como especie en el planeta tierra , adquieren otro sentido: abren un debate intenso y provocan acciones, contradicciones y conflictos que tiene una insoslayable dimensión política. Así, queda claro que el sacudimiento cultural iniciado por Alexandra Kollantay, Clara Zetkin, Simone de Beauvoir y muchas otras y otros teóricos y practicantes de la filosofía y la política provienen del terreno de la izquierda.

Históricamente, el conservadurismo ha proclamado la sumisión de la mujer, el culto al patriarca, la explotación sexual y familiar, la exclusión social. Contra eso se reveló Simone de Beauvoir transgrediendo la prohibición que confinaba a las mujeres a un segundo plano, a la inferioridad, a la alienación y el avasallamiento en nombre de la superioridad del macho. Contra eso escribió El segundo sexo que sigue en el Index prohibitorum del Vaticano, en la nueva cruzada fundamentalista emprendida por el pastor alemán Ratzinger. Para una amplia zona del mundo que cultiva su fe en Alá, El segundo sexo es un libro diabólico que apela a la razón, la justicia, la equidad, la rebelión y la libertad de las mujeres sometidas por los Talibanes y sus compadres. El segundo sexo plantea, también, el saber y las preguntas abiertas para reflexionar sobre el tema contemporáneo, candente, de la diversidad sexual y los conflictos ideológicos, políticos, sociales y jurídicos que agitan a los ciudadanos y ciudadanas del siglo XXI que han decidido ejercer públicamente su sexualidad de manera distinta a la consagrada relación heterosexual.

Simone de Beauvoir murió hace 21 años, en 1986. Este 9 de enero se cumplen 100 años de su nacimiento. Recodémosla leyendo sus novelas, sus ensayos, sus libros autobiográfícos, debatiendo y reflexionando sus ideas. Hoy, en este siglo del horror y la crisis terminal del sistema basado en la usura y la explotación desenfrenada del capitalismo global, leer El segundo sexo nos proporciona argumentos para resistir, luces para no pedernos en la noche del mundo. Nos permite imaginar los matices de la urgencia, el claroscuro de la esperanza, las acciones necesarias para transformar el mundo, para cambiar la vida.

Un recuerdo y una rosa para Simone de Beuvoir.