header

Imprimir Correo electrónico

Antes de entregarse a la Justicia británica, Julian Assange, el fundador de WikiLeaks que reveló miles de documentos secretos del gobierno de Estados, envió al diario The Australian la siguiente columna en la que defiende sus métodos y sus objetivos. No disparen al mensajero por revelar verdades incómodas. WikiLeaks merece protección, no amenazas ni ataques La verdad siempre vencerá.
En 1958, el joven Rupert Murdoch, entonces dueño y editor de The News de Adelaide, escribió: "En la carrera entre el secreto y la verdad, parece inevitable que la verdad siempre va a ganar".
Su observación tal vez refleja lo que su padre Keith Murdoch expuso acerca de que las tropas australianas estaban siendo sacrificadas innecesariamente por incompetentes comandantes británicos en las costas de Galípoli. Los británicos trataron de callarlo, pero Keith Murdoch no fue silenciado y sus esfuerzos terminaron con la desastrosa campaña de Galípoli.
Casi un siglo más tarde, WikiLeaks publica también sin miedo hechos que deben ser públicos.
Crecí en un pueblo rural de Queensland donde la gente dice lo que piensa sin rodeos. Desconfían de los grandes gobiernos por la posibilidad de corromperse cuando no están suficientemente vigilados. Los días oscuros de corrupción en Queensland antes de la Investigación Fitzgerald son un testimonio de lo que ocurre cuando el gobierno hace callar a los medios por revelar la verdad.
Estas cosas están presentes en mí. WikiLeaks fue creado alrededor de estos valores fundamentales. La idea, concebida en Australia, era de usar las tecnologías de Internet en una forma nueva para revelar la verdad.
WikiLeaks acuño un nuevo tipo de periodismo: el periodismo científico. Trabajamos con otros medios de comunicación para informar a la gente, pero también para demostrar qué es verdad. El periodismo científico le permite leer la noticia, luego hacer clic en línea para ver el documento original en el que se basa. De esa manera usted puede juzgar por sí mismo: ¿Es verdadera la historia? ¿El periodista informó con precisión?
Las sociedades democráticas necesitan medios de comunicación fuertes y WikiLeaks es parte de esos medios. Los medios de comunicación ayudan a garantizar que los gobiernos se conduzcan con honestidad. Wikileaks reveló algunas duras verdades sobre las guerras de Irak y de Afganistán, y los detalles de la corrupción corporativa.
La gente dijo que estoy contra la guerra: para que conste, no lo estoy. A veces, las naciones necesitan ir a la guerra, y hay guerras justas. Pero no hay nada más equivocado que un gobierno que miente a su población acerca de las guerras, y que luego pide a esos mismos ciudadanos que jueguen sus vidas y sus impuestos por esas mismas mentiras. Si una guerra está justificada, entonces digan la verdad y el pueblo decidirá si apoyarla o no.
Si usted leyó alguno de los registros de la guerra de Afganistán o de Irak, o alguno de los cables de la embajada de EE.UU. o cualquiera de las historias sobre las cosas que Wikileaks informó, tenga en cuenta lo importante que es para todos los medios poder informar de estas cosas con libertad.
Wikileaks no es el único en publicar cables de las embajadas de EE.UU. Otros medios de comunicación, incluyendo el británico The Guardian, The New York Times, El País en España y Der Spiegel en Alemania publicaron los mismos cables redactados.
Sin embargo, WikiLeaks, como coordinador de estos otros grupos, es el que recibió las acusaciones y los ataques más virulentos de parte del gobierno de EE.UU. y sus acólitos. Me acusaron de traicionar a la patria, a pesar de que soy un ciudadano australiano, no estadounidense. Hubo decenas de llamados graves en los EE.UU. para que yo sea "sacado" por las fuerzas especiales de EE.UU.. Sarah Palin dice que deben "cazarme como Osama bin Laden", un proyecto de ley republicano en el Senado de EE.UU. busca que me declaren una "amenaza transnacional" y que dispongan de mi de acuerdo con esto. Un asesor de la oficina del primer ministro canadiense, pidió por cadena nacional que me asesinen. Un bloguero estadounidense pidió que secuestren y lastimen a mi hijo de 20 años, aquí en Australia, sin otra razón que para alcanzarme.
Y los australianos deben observar avergonzados las desafortunadas declaraciones de estos sentimientos por parte de Julia Gillard (primera ministra de Australia) y de su gobierno. Los poderes del gobierno australiano parecen estar a la entera disposición de los EE.UU. para cancelar mi pasaporte australiano, o para espiar o acosar a los partidarios de WikiLeaks. El Fiscal General de Australia está haciendo todo lo posible para ayudar en una investigación de EE.UU. claramente dirigida a enmarcar a los ciudadanos australianos y enviarlos a Estados Unidos.
La primera ministra Gillard y la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, no tuvieron ni una palabra crítica hacia los otros medios de comunicación. Esto se debe a que The Guardian, The New York Times y Der Spiegel son viejos y grandes, mientras que Wikileaks es aún joven y pequeño.
Somos los de abajo

El gobierno Gillard está tratando de matar al mensajero porque no quiere que la verdad sea revelada, inclusive informaciones sobre sus propias negociaciones diplomáticas y políticas.
¿Hubo alguna respuesta por parte del gobierno australiano a las numerosas amenazas públicas de violencia contra mí y el personal de WikiLeaks? Uno podría pensar que un primer ministro de Australia defendería a sus ciudadanos contra tales infundios, pero sólo hubo acusaciones ilegales y sin fundamento. La Primer Ministra y sobre todo el Fiscal General deben ejercer sus funciones con dignidad y sin tomar partido en la querella. No se preocupen, estos dos intentan salvar su propio pellejo. No lo harán.
Cada vez que Wikileaks publica la verdad sobre los abusos cometidos por las agencias de EE.UU., los políticos australianos cantan un coro demostrablemente falso con el Departamento de Estado: "¡Arriesgarán vidas! ¡La seguridad nacional! ¡Pondrán en peligro las tropas!". Luego dicen que no hay nada importante en lo que Wikileaks publica. No puede ser ambas cosas. ¿Cuál es la verdad?
Ninguna. Hace cuatro años que Wikileaks publica informaciones. Durante ese tiempo cambiamos los gobiernos en su totalidad, pero que se sepa ni una sola persona fue perjudicada. Sin embargo, los EE.UU., con la complicidad del gobierno australiano, mataron a miles de personas en los últimos meses.
El secretario de Defensa de EE.UU., Robert Gates, admitió en una carta al Congreso de EE.UU. que no hay fuentes de inteligencia sensibles o métodos que fueron comprometidos por la divulgación de los registros de la guerra de Afganistán. El Pentágono afirmó que no había pruebas de que los informes de Wikileaks hayan conducido a que alguien sea perjudicado en Afganistán. La OTAN en Kabul, dijo a CNN que no pudo encontrar una sola persona que necesitara protección. El Departamento australiano de Defensa dijo lo mismo. No hay tropas australianas o fuentes que fueron afectadas por lo que publicamos.
Pero nuestras publicaciones sí fueron importantes. Los cables de EE.UU. diplomática revelan algunos datos sorprendentes:
► Los EE.UU. pidieron a sus diplomáticos que roben material humano e información personal de funcionarios de la ONU y de grupos de derechos humanos, incluidas las de ADN, huellas digitales, escaneos de iris, números de tarjetas de crédito, contraseñas de Internet y fotos de identidad, violando tratados internacionales. Se puede suponer que eso incluye también a los diplomáticos australianos de la ONU.
► El rey Abdullah de Arabia Saudita pidió a los EE.UU. que ataquen a Irán.
► Los funcionarios de Jordania y Bahrein quieren detener el programa nuclear iraní de cualquier modo.
► La investigación de Gran Bretaña en Irak se fijó en proteger "los intereses de EE.UU.".
► Suecia es un miembro encubierto de la OTAN y se esconde al Parlamento el intercambio de información con los servicios secretos estadounidenses.
► Los EE.UU. están jugando duro para que otros países acepten tomar detenidos liberados de la Bahía de Guantánamo. Barack Obama acordó reunirse con el presidente de Eslovenia con la condición de que Eslovenia recibiera un preso. Se ofrecieron millones de dólares para que nuestro vecino del Pacífico, Kiribati, aceptara a los detenidos.
En su histórico fallo en el caso de los Papeles del Pentágono, la Corte Suprema de los EE.UU. dijo que "sólo una prensa libre y sin restricciones puede denunciar de manera eficaz los engaños del gobierno". La tormenta que gira alrededor de WikiLeaks hoy refuerza la necesidad de defender el derecho de todos los medios de comunicación a revelar la verdad.

 

 

Universidad, Autonomía y Debate
Bestias Negras
1968: El Movimiento Estudiantil
John Lennon
El futuro de CONARTE