header

Imprimir Correo electrónico

                    

"Cuentan que en la noche del centenario de la Revolución Mexicana

a la mujer desnuda que monta el caballo negro se le vio salir

de una balacera cruzada entre sicarios y soldados.

Dicen los que la vieron que llevaba una herida en el pecho

y lloraba de soledad y de rabia." Xavier Araiza

Todorov define la conmemoración como uno de los lugares de la memoria.[1] En este rubro se encuentran inscritas las conmemoraciones oficiales tanto como aquellas que la sociedad, a través del tiempo y el recuerdo, decide colocar en la memoria colectiva para no olvidar. Para eso sirve la memoria, para no olvidar fechas o personas significativas para la historia de los pueblos; para recordar que la historia es un proceso en el que han existido sucesos y personas que deben ser traídos a la memoria con la finalidad de aprehenderlos y, tal vez, de este modo, aprender de ellos. Ya que "los individuos y los grupos tienen el derecho de saber, y por tanto de conocer y dar a conocer su propia historia".[2]

Una conmemoración que pareciera ajena al México actual es la del asesinato de John Lennon. Una fecha que recuerda el violento fin de uno de los paradigmas del movimiento pacifista mundial quien, opositor de las guerras, incluida la de Vietnam, consiguió una gran influencia en la juventud de los años sesentas a través, sobre todo, de su música con la cual realizó conciertos a favor de la paz en la década de los setentas cuando se convirtió en un declarado activista del pacifismo. El haber sido declarado persona non grata en Nueva York y haber sido objeto del escrutinio del FBI, no impidió que Lennon continuara su lucha por la paz. La letra de algunas canciones como "Give peace a chance", escrita por Lennon a finales de los años sesentas -en la que critica a obispos y ministros pidiendo revolución, integración y evolución- se convirtieron en símbolos de protesta enarbolados por grupos de jóvenes activistas como los de Pretty Village y Pretty Flame o los que acudieron a la manifestación en Washington, en 1969, contra la guerra de Vietnam. Todavía, en 1991, Yoko Ono, la interpretó como una respuesta a la guerra del Golfo junto a otros artistas. "Power to the People" fue otro ejemplo de ello. Sin embargo, fue "Imagine" (1971) la letra que se convirtió en un himno de paz, unión y hermandad entre los hombres de todo el mundo; en una petición de respeto a los sueños, a la alegría y al derecho a la armonía y a la vida al proponer que no haya "nada por lo que matar o morir."

Aunados a la conmemoración del asesinato de Lennon se presentan algunos infiernos terrenales, de esos tan temidos por el artista, que amenazan la paz y la vida de los jóvenes mexicanos a finales de este 2010. El día 20 de noviembre en que se conmemora el centenario de la Revolución mexicana, aunque las autoridades gubernamentales hayan decidido trasladar –con quién sabe qué extraños fines- el festejo del día 20 al 17 de noviembre, estudiantes del Distrito Federal y de Ciudad Juárez, Chihuahua, marcharon en protesta por la cada vez más evidente militarización del país y contra los abusos militares en contra de la población civil –que no contra la delincuencia organizada-. Marcharon en contra de la ola de asesinatos perpetrados por la milicia y por miembros de la delincuencia organizada en contra de jóvenes que, sin deberla ni temerla, sorprendidos en centros de reunión, diversión o estudios, han sido vilmente masacrados como en las más cruentas películas de gángsters. En Ciudad Juárez los feminicidios se han convertido en juvenicidios. Pareciera que el enemigo no son sólo los miembros del narcotráfico sino también la juventud mexicana que con su brío pudiera intentar alguna transformación en este país que pasa por la peor crisis económica de los últimos setenta años de acuerdo con la opinión de analistas económicos y empresarios quienes aseguran que, desde los años 30, no se vivía en México una crisis como la actual.[3] De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), creado en el 2004 para medir la pobreza, el nivel de pobreza en México, al finalizar el gobierno del presidente Vicente Fox, era del 47%. Sin embargo, este mismo organismo prevé que las cifras de la medición, en 2010, se inclinen gravemente hacia arriba. Ana Jiménez en un análisis sobre la pobreza en México señala que "Es irónico como mientras la pobreza va en aumento, el gasto corriente del gobierno presenta una tendencia al alza en los últimos años [...] no debemos olvidar que México ha tenido una mayor recaudación este año y que los mayores recursos han servido sólo para pagar prestaciones y remuneraciones de funcionarios públicos."[4]

El desempleo y la inflación, aunados al alto grado de violencia que aqueja a nuestro país, han provocado el descontento de los jóvenes que, sin tragarse la píldora de no celebrar el 20 de noviembre conformándose con tirarse en un sillón a ver la televisión o a soñar con alguna de las maniqueas Iniciativas México, decidieron lanzarse a las calles a manifestar su descontento por la muerte de sus compañeros de escuela y otros más cuyo único delito fue intentar alejarse de la droga o, simplemente, estar en el lugar equivocado cuando un grupo de sicarios, o de militares, para el caso da lo mismo, decidieron descargar sus armas porque se encontraban realizando un operativo o porque los jóvenes no obedecieron las órdenes de algún miembro de la milicia como en varios casos ha sucedido no sólo con jóvenes sino también con niños que viajaban en compañía de sus familiares y que tuvieron la mala suerte de pasar por uno de los tantos retenes que hoy abundan en las carreteras y caminos del país. Ellos decidieron no permanecer impávidos sino decir lo que pensaban de manera pacífica. La cita ocurrió en la estación del metro Sevilla, con la intención de no obstruir el tránsito vehicular ni agredir a terceros, para de ahí dirigirse a la explanada del Museo de Antropología e Historia en la ciudad de México desde donde partiría la marcha hacia el Ángel de la Independencia en Av. Reforma.[5] La respuesta ante la expresión del enojo estudiantil fue, otra vez y paradójicamente, la violencia por parte de las autoridades locales y federales. La presencia de granaderos que reprimieron la manifestación de los estudiantes de la recién creada Coordinadora Estudiantil. De acuerdo con la crónica de Mario Sinaí,[6] uno de los jóvenes que acudió al encuentro, desde el Museo de Antropología partió un centenar de estudiantes hacia el Ángel de la Independencia hasta llegar al Hemiciclo a Juárez para leer un pronunciamiento de solidaridad con los jóvenes de la Asociación Juarense Estudiantil en el marco de la Jornada de Lucha Nacional contra la Militarización y la Violencia. La crónica de los sucesos de Mario Sinaí señala que, primero, fueron cercados por la policía capitalina la cual les impidió el paso. Sin embargo, a pesar del cerco, los estudiantes avanzaron y en la glorieta del Ángel fueron recibidos por cuarenta granaderos que con toletes y patadas los arrinconaron. A ellos se sumaron otros doscientos granaderos y policías más que llegaron después. Los jóvenes denunciaron los hechos por vía telefónica a medios virtuales como Facebook consiguiendo, a través de una llamada de gente del Gobierno Legítimo a la Secretaría de Seguridad Pública del D. F., el cese de las agresiones contra los estudiantes que aseguran: "La revolución ya comenzó... No nos silenciarán ni nos pararán..." Mario Sinaí señala, en comentarios posteriores a la crónica difundida en Facebook: "La idea es que el movimiento crezca... ya estaremos discutiendo, analizando y generando nuevas propuestas de acción y unidad."

La Asociación Juarense Estudiantil también se encontraba realizando actos de protesta. Adrián Fuentes Luján, estudiante de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, fue secuestrado durante dos horas por agentes de la Policía Federal quienes, el 11 de noviembre, encontraron en su teléfono celular fotografías de la manifestación realizada el 29 de octubre en repudio a la militarización de las calles chihuahuenses en la que resultó herido de bala por parte de policías federales el estudiante Darío Álvarez Orrantía. Adrián Fuentes anunció, el 20 de noviembre, que se llevarían a cabo acciones conjuntas y simultáneas en Ciudad Juárez, Distrito Federal, Guadalajara, Monterrey, Guanajuato, Los Ángeles y El Paso, Texas bajo el lema: "Por una vida sin miedo, una revolución sin armas." En una nota periodística, publicada en el diario La Jornada,[7] Adrián narra como fue obligado por los federales a poner su mano sobre una pistola para que sus huellas digitales quedaran impresas y como fue presionado para obtener información acerca de su familia y amenazado con cortarle un dedo y "rafaguear" a su familia. El joven considera que México está viviendo un estado de excepción producto de una política fascista que tiene por objetivo el "juvenicidio" toda vez que los jóvenes mexicanos están conformando frentes y organizaciones en contra de la cada vez mayor militarización del país.

Pareciera que hoy, como en los sesentas, cuando los jóvenes de diversas partes del mundo –México entre ellas con el movimiento estudiantil de 1968 que trajo consigo otra fecha conmemorativa: la de la masacre de estudiantes perpetrada en Tlatelolco en el mes de octubre- han decidido organizarse y protestar en contra de la violencia que la fallida política gubernamental de Felipe Calderón ha traído consigo. Las consignas de paz de Lennon podrían signar las peticiones de estos jóvenes que sólo piden el fin de "una guerra que nadie quiere y en la que estamos sumergidos cotidianamente", como señala Adrián Fuentes. La revolución que Lennon mencionaba en su "Give peace a chance" pidiendo una oportunidad a la paz, aparece hoy en la boca de jóvenes como Adrián que se manifiestan "Por una vida sin miedo, una revolución sin armas." ¿Será que la voz de los jóvenes pueda ser escuchada? ¿O tendremos, como en 1968, el inicio de una guerra contra la juventud mexicana cuyo único delito es defender su derecho a vivir? Lennon mencionó alguna vez que escribir sus canciones era como "volver al comienzo". Yo me pregunto si México está volviendo al comienzo o está, más bien, comenzando un peligroso retroceso hacia los errores cometidos en el pasado por parte de las autoridades gubernamentales ante los justos y pertinentes reclamos de la sociedad. La historia parece que se repite... Y lo que para unos es memoria de denuncia, ligada a las demandas por resarcir daños, para otros es memoria de elogio que no contiene exigencias sino sólo representaciones[8] susceptibles de diluirse en el olvido; todavía más si se les atribuye un día, sacado de la manga, que no es el oficial. Pretender el olvido o la dilución de la memoria histórica no es un acto inocente. La celebración de las fechas históricas es también un espacio de reivindicación de las demandas sociales y no sólo de la conmemoración de los hechos originales. Y siempre hay alguien a quien no le interesa escuchar demandas sino mantener guardada a la sociedad, apanicada por la violencia, en los espacios privados. El hecho de que los jóvenes mexicanos estén saliendo a las calles a protestar es un acto del que Lennon estaría orgulloso, pero que a los enemigos del verdadero desarrollo y crecimiento económico de México incomoda. La acción de estos jóvenes conlleva un discurso ético y político no compartido por los enemigos de la vida y la paz. Mientras unos quieren recordar otros quieren olvidar. Mientras unos demandan el respeto a la vida otros ordenan matar. Una de tantas contradicciones que la actual clase política, "dirigiendo al país", insiste en vender al pueblo mexicano como la única realidad posible para las generaciones actuales y venideras. Una puerta al infierno del que algunos ya se previenen construyendo búnkers. Lástima que la mayoría del pueblo de México no tenga los recursos para poder huir del infierno.

[1] TZVETAN Todorov, Los abusos de la memoria, Ed. Paidós, Asterisco, p. 56.

[2]TZVETAN Todorov, op. cit., p. 16.

[3http://www.avizora.com/atajo/informes/mexico_textos/0026_mexico_la_peor_crisis_economica_en_70_anos.htm, Nájar Alberto, "México vive 'la peor crisis en 70 años", Atajo. Periodismo para pensar, 22 noviembre 2010.

[4] http://www.laeconomia.com.mx/pobreza-mexico-2010/, Jiménez Ana, "Pobreza México 2010", La Economía, 22 noviembre 2010.

[5] Acción en Defensa de la Juventud/Coordinadora Estudiantil, "Acto en el DF contra abusos, y militarización del país", "El Correo Ilustrado", La Jornada, Sábado 20 de noviembre de 2010.

http://www.jornada.unam.mx/2010/11/20/index.php?section=correo, 22 noviembre 2010.

[6] Sinaí Mario, "Coordinadora Estudiantil, intento de represión por Gob. Federal y Local", Notas de Mario Sinaí, Facebook, Domingo 21 de noviembre de 2010.

[7] Camacho Servín Fernando, "Jóvenes de Juárez repudian militarización. Hoy, protesta simultánea en 7 ciudades", La Jornada, Política, Sábado 20 de noviembre de 2010.

http://www.jornada.unam.mx/2010/11/20/index.php?section=politica&article=010n1pol, 28 de noviembre de 2010.

[8] ALLIER Montaño Eugenia, "Presentes-pasados del 68 mexicano. Una historización de las memorias públicas del movimiento estudiantil, 1968-2007" en Revista Mexicana de Sociología 71, núm. 2 (abril-junio, 2009), Instituto de Investigaciones Sociales, UNAM, 2009, p. 310.

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)

John Lennon
El futuro de CONARTE
Universidad, Autonomía y Debate
1968: El Movimiento Estudiantil
Bestias Negras