header
logoeditorial.jpg

Ese obscuro objeto de la psicología

Francisco Veloquio

- LOS ASPECTOS SOCIOPOLÍTICOS IGNORADOS EN LAS DOCTRINAS PSICOLÓGICAS. Introducción. La presente reflexión es producto de una serie de preguntas que regularmente se hacen en ambientes donde se discuten temas de psicología. Sin embargo, a la psicología que voy a referirme es una Psicología que posee una dimensión crítica, además de elementos políticos a una construcción dialéctica de la misma y que conlleva una filosofía del conocimiento y una práctica social concreta. Muchos psicólogos en la historia de la psicología adoptaron el método dialectico para dar vida y frescura a razonamientos verdaderamente...

Teatro, verdad y política

Harold Pinter

  Discurso del Premio Nobel.   En 1958 escribí lo siguiente: "No hay distinciones absolutas entre lo que es real y lo que no lo es, ni entre lo que es verdadero y lo que es falso. Una cosa no es necesariamente o verdadera o falsa; puede ser a la vez verdadera y falsa." Creo que estas afirmaciones todavía tienen sentido y todavía son aplicables a la exploración de la realidad por medio del arte. Me atengo a lo que allí afirmé en tanto que escritor, pero en tanto que ciudadano no puedo. En tanto...

Karl Marx o el espíritu del mundo

Jacques Attali

Ningún autor tuvo más lectores, ningún revolucionario concitó más esperanzas, ningún ideólogo suscitó más exégesis y, fuera de algunos fundadores de religiones, ningún hombre ejerció sobre el mundo una influencia comparable a la que tuvo Karl Marx en el siglo XX. Sin embargo, justo antes del amanecer del siguiente siglo, en el que nos encontramos ahora, sus teorías, su concepción del mundo fueron universalmente rechazadas; la práctica política construida alrededor de su nombre fue arrojada al tacho de basura de la Historia. Hoy en día, casi nadie lo estudia, y es...

logotheatron.jpg

Marx en el Soho

Howard Zinn

Las luces se apagan. Luz en el centro del escenario, se puede ver una barra de bar, una mesa y varias sillas. Marx entra, vistiendo una elegante chaqueta negra, camisa blanca y una corbata negra. Con barba corta, bajo y fornido, con un mostacho negro y pelo canoso. Lleva puestas lentes de acero. Lleva una bolsa, para, camina al borde del escenario, mira a la...

Tres escenas de farsa teatral

Xavier Araiza

  - Greta Garbo en la política mexicana - Periodista en el diván del doctor Freud - Diálogo entre Hugo y el Rey .......................................................................   GRETA GARBO EN LA POLÍTICA MEXICANA (En su casa. Frente al espejo de la sala se ajusta la peluca) LA ESPOSA: ¡Quítate eso o no sales de la casa! ... ¡Ridículo! ¡Immoral! GRETA: ...No te alteres, mujer: les dije en el partido que saldría como Greta Garbo... Cumplo mi...

La peligrosa aventura de Rectorrr y sus …

Xavier Araiza

* En 1983 escribí esta pieza teatral inspirada en los sucesos de la represión a los universitarios críticos y movimientos sociales que no se dejaban avasallar por el gobierno y los intereses empresariales. Editorial Castillo la publicó en 1985. Desde el inicio de los años 80 gobernaba la Uni un rector que idolatraba a los alemanes del Tercer Reich, anunciaba el "sano espíritu feudal" y...

logoproscenio.jpg

Estética del coito / Fernando Buen Abad

Fernando Buen Abad

  El orgasmo será revolucionario o será nada "Preparemos el lecho que entre sus sábanas esconda un arco iris" Picasso. Felizmente el coito es ese territorio real y surrealista "...punto en el espíritu desde donde la vida y la muerte, lo real y lo imaginario, el pasado y el futuro, lo comunicable y lo incomunicable, lo alto y lo bajo cesan de ser...

Filosofía en el tocador o la rebelión del segundo sexo * / Xavier Araiza

Xavier Araiza

Primero la pregunta: ¿Desde qué situación existencial y de cuál contexto histórico es posible hablar y escribir de sexualidad y literatura, o de literatura y sexualidad? Hay que decirlo de entrada: en estos territorios del saber el orden de los conceptos, de las nociones, de las categorías, sí altera el producto. No hay duda que se lastima la sensibilidad de los...

De la universidad a la República del Saber y la Cultura / Severo Iglesias

Severo Iglesias

MANIFIESTO   Las universidades han sido hasta aquí el refugio secular de los mediocres, la renta de los ignorantes, la hospitalización segura de los inválidos. Los cuerpos universitarios, celosos guardianes de los dogmas, trataban de mantener en clausura la universidad, creyendo que la conspiración del silencio puede ser ejercitada en contra de la ciencia. La juventud universitaria de Córdoba se levantó...

Vieja entelequia a discusión: Sexo, Drogas y Rock And Roll / Francisco Veloquio

Francisco Veloquio

EL LABERINTO DE LOS ESPEJOS Introducción Si existe una entelequia, "esencia realizada", que ha llevado a una crisis sin igual al pensamiento occidental, ha sido precisamente el grito juvenil de la década de los años sesentas: sexo, drogas y rock and roll. Surgida como respiro desesperante frente a los acontecimientos bélicos de la época y como necesidad de liberación del espíritu y...

El surrealismo en el siglo XXI

Xavier Araiza

In situ, el Encuentro Edward James y el Surrealismo, Encuentro Internacional, celebrado en noviembre de 2007, en el pequeño pueblo de Xilitla, en el estado de San Luis Potosí, ha sido un acontecimiento importante, memorable. En esos días Xilitla se convirtió en la capital del debate y el diálogo sobre el surrealismo. Entre la niebla y la humedad de las montañas de...

Zygmunt Bauman: ¿pesimista?

 

¿No que en vez del pesimismo, más bien necesitamos el optimismo y la esperanza?

Después de tanto triunfalismo capitalista, sin importar que ahora ande un poco apagado por la crisis financiera, y después de un prematuro optimismo antisistémico, encendido precisamente por la misma, un poco de pesimismo no nos vendría mal: sobre todo al estilo de Zygmunt Bauman, sociólogo polaco reconocido recientemente –junto con Alain Touraine– con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades por ser " uno de los máximos pensadores cuyos conceptos ayudan a entender el mundo en que vivimos " .

Nacido en 1925 en Poznaƒ, en Polonia, profesor emérito de la Universidad de Leeds, Inglaterra, autor de más de 50 libros, Bauman es uno de los más influyentes teóricos y analistas de nuestras prácticas sociales, un " escritor de sociología " , cuyo gran mérito consiste en causar el desasosiego entre los lectores haciéndolos pensar en su condición y en la complicada red de sus causas.

Su obra más importante es sin duda Modernidad y Holocausto, uno de los 10 libros más citados sobre el Holocausto, dónde argumenta que éste no ha sido un accidente, una momentánea explosión de irracionalidad, ni una monstruosidad típicamente alemana, sino una consecuencia lógica del desarrollo de la razón moderna.

Dedicado a investigar entre otros temas el paso de la sociedad de productores hacia la de consumidores (más detalladamente en Trabajo, consumismo y nuevos pobres) es también uno de los máximos teóricos de la posmodernidad, pero nunca ha sido su apologista. Luego abandonó este término y acuñó dos nuevos: "modernidad sólida" y " modernidad líquida " .

Jamás se deshizo del término " capitalismo " , hablando de manera paralela del " capitalismo sólido " y " líquido " (o pesado y leve), para describir el paso del capitalismo industrial al financiero. Tampoco se volvió antimarxista, subrayando que aprendió mucho tanto de Marx como de Engels y que les es muy agradecido: desde luego el mismo concepto de la " liquidez " evoca a la increíble fuerza del capitalismo para " disolver todo lo sólido en el aire " , imagen plasmada en el Manifiesto Comunista.

Desde hace unos años viene escribiendo una sola obra sobre este " cambio de estado " de la modernidad, dónde no sólo el capital se sube con su levedad o el mando pasa a las manos de las fuerzas extraterritoriales, sino que en el aire quedan disueltas también las viejas instituciones y reglas orden-constitutivas. A consecuencia de esto, nos quedamos sin las coordinadas fijas, condenados a una búsqueda individual entre las identidades y normas fluidas. Este opus maior lo da por entregas en libros como: Modernidad líquida, Sociedad sitiada, La vida líquida, La vida desperdiciada, Miedos líquidos, Amor líquido, Vida de consumo, El arte de la vida y otros.

Bauman se posiciona en ellos no sólo como un sociólogo, tratando de restablecer el vínculo perdido entre las "dolencias objetivas" y la "experiencia subjetiva", sino también como filósofo y sicólogo, prefiriendo en vez de centrarse en datos y encuestas, registrar la atmósfera vaporosa en que flotan nuestras vidas perdidas. Para contarnos esta historia pide prestado tanto de sus colegas como Pierre Bourdieu, Richard Sennett o Ulrich Beck, como los escritores Italo Calvino, Milan Kundera o Josif Brodski.

A primera vista su literatura nos deja con una sensación de inmovilidad. Su diagnosis es densa y no deja mucho espacio para la actividad. Bauman, no nos ofrece ningún mensaje esperanzador: no hay promesas alentadoras, no hay predicciones fáciles, no hay recetas cómodas.

En un tono muy característico mientras aboga por recuperar la política, enseguida afirma que no hay un espacio público, donde ejercerla; cuando dice que es necesario organizarse para enfrentar la asimetría capital-trabajo, concluye que es un asunto global, y que aún no existen " los recursos globales para los problemas globales " ; si en medio de la creciente individualización destaca a los movimientos sociales, concluye que estos no representan mucha alternativa y en el mejor de los casos sirven sólo para postergar un poco el paso del juggernaut capitalista.

La reciente crisis no ha sido, según él, una muestra del fracaso, sino del enorme éxito del capitalismo, que logró "entrenarnos" en la cultura de crédito; aunque ahora ha desaparecido la vieja "normalidad", aún no hay otra que la sustituya.

A diferencia de por ejemplo Immanuel Wallerstein (¡a él sí le gusta hacer predicciones!) que dice que ahora es el momento e indica en qué dirección tendríamos que " empujar " , para Bauman esta coyuntura es como cualquiera y no existe ninguna dirección en particular hacia dónde orientar nuestros esfuerzos...

Su análisis nos puede pesar sobre los hombros, pero no hay que quedarse con las manos cruzadas; aquí Bauman nos deja una tarea y una lección. Primero: estudiar la sociedad que emerge de manera desordenada de la globalizada, privatizada e individualizada condición humana y cuestionar su razón y moralidad. Y segundo: los procesos son productos de la decisión de la gente y no hay nada determinado e inevitable (como el Holocausto, determinado por la razón moderna, pero no ineludible).

Una vez hablando de la diferencia entre optimismo y pesimismo, decía que un optimista es el que piensa que este mundo es el mejor de todos los posibles y un pesimista es el que sospecha que el optimista tiene la razón. Pero él –junto a Claus Offe, de quien tomó esta postura– se abstrae de esta disyuntiva, creyendo, a pesar de su análisis negro, que el mundo puede ser otro e incluso mejor.

En este sentido el autor de Modernidad líquida parece encarnar " el pesimismo de la inteligencia y el optimismo de la voluntad " , que pregonaba Antonio Gramsci.
Una mezcla así, es justamente la que necesitamos.
* Periodista polaco

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)