header

Homo Literatus

Crisis del Arte: Vigencia del Manifiesto por un Arte Revolucionario e Independiente

Rebelión/Universidad de la Filosofía

"Puede afirmarse sin exageración, que nunca como hoy nuestra civilización ha estado amenazada por tantos peligros. Los vándalos, usando sus medios bárbaros, es decir, extremadamente precarios, destruyeron la antigua civilización en un sector de Europa. En la actualidad, toda la civilización mundial, en la unidad de su destino histórico, es la que se tambalea bajo la amenaza de fuerzas reaccionarias armadas con toda la técnica moderna. No aludimos tan sólo a la guerra que se avecina. Ya hoy, en tiempos de paz, la situación de la ciencia y el arte se ha vuelto intolerable."[1] León Trotsky, Andre Breton, Diego Rivera

La crisis del "arte" burgués no es otra cosa que la crisis del capitalismo expresada en la producción artística

Además del secuestro capitalista de los mercados, del monopolio para la producción, para la distribución y para el consumo...además de la crisis de "contenido", además de la saturación formal producida por el empobrecimiento de la capacidad creadora, por el plagio, la imitación y la suplantación... además de la reducción de espacios para la enseñanza, la reducción de espacios para la crítica y de los espacios para el debate... además, si no fuese suficiente, está en crisis la capacidad, que alguna vez se pretendió para el "arte", como fuerza crítica y como fuerza emancipadora. ¿RIP?

Algunos creen que la crisis del "Arte" es sólo crisis en las billeteras de los "artistas". Que todo es cosa de superar un "mal rato" económico en el que descienden las habilidades creativas... que ya pasará. Algunos creen que es sólo un bache... que si el Estado, los empresarios, los bancos y las iglesias invierten dinero la cosa se zanja. Que una buena beca palia pesares y que nunca faltarán las fundaciones, las burocracias ni los amigotes para sacar de la crisis al "Arte", es decir a las finanzas de quienes dicen ser sus productores. Pero la crisis es mucho más compleja que no puede ser comprendida al margen de la lucha de clases.

Su crisis es, también una crisis de sobre-producción. Con los disfraces más inopinados, se han refugiado en el "arte" todas las variedades de la ideología de la clase dominante. Constituyen un repertorio, generoso, de camuflajes burgueses para toda ocasión y en el que, según sus modas propias, se alternan los caprichos decorativos, las abstracciones más inútiles y los idealismos más retrógrados. Compiten por garantizar las "inversiones" y por ser prenda de prestigio en simultáneo.

El único arte que tiene futuro es aquel comprometido con la libertad social, no sólo la del "artista". Y hoy la palabra libertad sólo adquiere vigor si es fundamentalmente anticapitalista. No pocos artistas defienden, con dientes y uñas, su "libertad" mientras son incapaces de fijar los precios de su obra, no tienen control sobre sus herramientas de producción, dependen de que otros les permita exhibir su trabajo y aceptan mansamente suavizar los temas para no ofender al comprador. Para estos, no pocos, artistas su "libertad" se reduce a un enjambre de disquisiciones abstractas con, no pocos, debates mentales silenciosos. Libertad para el solipsismo.

No hay "libertad" subjetiva que valga en un mundo amenazado por las guerras burguesas, el hambre, la miseria, la crisis económica planetaria, la destrucción de los ecosistemas y la censura estructural de la ética, la moral y la estética burguesas. No hay "libertad" que valga si ha de defenderse, sólo para algunos, con la moral del avestruz. No son pocos los artistas honestos que han sido victimados ideológicamente por la charlatanería escolástica de algunos santones eruditos autoproclamados "profesores", "teóricos" sabihondos o "maestros". No son pocos los estudiantes honestos sometidos a la hegemonía a-crítica del pensamiento alienante que endiosa platónicamente a "la técnica" como si de eso, y sólo de eso, dependiera la objetivación estética del "estado actual del espíritu". La revolución no se detiene a las puertas de las escuelas de "Arte".

"La necesidad de expansión del espíritu no tiene más que seguir su curso natural para ser llevada a fundirse y fortalecer en esta necesidad primordial: la exigencia de emancipación del hombre." Manifiesto por un Arte Revolucionario e Independiente

Fue previsto que, en un sistema como el capitalismo, el "arte", una de las conquistas humanas más extraordinarias, quedase convertida, como otros muchos logros del pensamiento, en emboscada mercenaria para el tráfico ideológico, hermoseado con el gusto del patrón. Quedó de manifiesto. ¿Hay alguien que pueda llamarse "sorprendido"?

Es inexcusable emprender una revolución en los campos del arte para que asuma su lugar "natural" en los procesos de liberación y ascenso de la conciencia. Liberar las herramientas, liberar las ideas y liberar los gustos. Es indispensable derrotar los parámetros y las condiciones de producción burgueses para iniciar una transformación profunda de las definiciones y de las funciones del arte como expresión nueva de una etapa nueva para la humanidad. Pero nada de eso se logrará si el arte, y sus revoluciones, no son obra misma de la revolución socialista y mundial. No se trata de someter a los artistas a un mandato propagandista, se trata de demostrar que sólo en la revolución socialista los artistas podrán encontrar la libertad que necesitan, y sobre todo, la libertad que necesita la humanidad en ellos. "La finalidad de este manifiesto es hallar un terreno en el que reunirá los mantenedores revolucionarios del arte, para servir a la revolución con los métodos del arte y defender la libertad del arte contra los usurpadores de la revolución". Manifiesto por un Arte Revolucionario e Independiente.

 

Casi Tumbau y otros poemas

 

CASI TUMBAU

 

Dentro de la mañana

descansa un tango

y las urracas le cantan

no queriendo hacerlo mediodía

la copa del alcohol hasta el final

quietito entre los picaflores

no crece

no se hace guitarra

ni tumba ni palpita

su recuerdo de carancanfún

el malvón lo corta lo quiebra

le niega su sentadita de uñas pintadas

mientras duerme su infancia sin juguetes

apuñalado en la garganta

bajo el farol de la memoria

un tango calan cun tango

un tango calan cunté

llora bordoneando a una gata

que maulla sin saber

en dos por cuatro.

de VÍA / Universidad de Guadalajara / Campus del Norte / 2001

 

TROTE DE LA CREACIÓN

Al principio la nada

alquimia de sangre y palabras

tap tap

viene cabalgando el poema

desde el fondo de la historia

unicornio inveterado

se hace carne contemplación

a cualquier hora del día

caballo de luz

signo de papel

misterioso mundo que trae

junto con el agua la sal

el aire

el amoroso fuego

su alimento niño

frugalidad

sopa de letras a mi mesa desprovista.

de VÍA / Universidad de Guadalajara / Campus del Norte / 2001

 

TROTE DEL INSOMNIO

Vecindad de caballos en la noche

los escucho trotar sobre mi cara

soledades sus muecas

en la fantasmal oscuridad

no puedo tocarlos

entre las hilachas del sueño

moscas en la telaraña

que han dilapidado la luz

galopando en círculo dantesco

floto entre ellos

como baba del diablo.

de VÍA / Universidad de Guadalajara / Campus del Norte / 2001

 

CAGATINTAS

fulana

devorar la muerte y atragantarse

desde ese asco escribo

vicio

de escarabajo estiercolero

que rueda su bolita de caca

sobre un verso fragante

contra quién esta podredumbre

mosca del matadero

después de la fiesta.

El mundo alcantarilla deslumbrante

seductor infierno de categoría

me condena la vergüenza de haber

sobrevivido así

conservo el sabor del colmillo

apretado en la agonía de algunos

nombres.

Un poema se arrastra hacia el perfume

como rata

de FULANA / Editorial La Zonámbula

 

SAMURAI

a Toshiro Mifune

Fluido como el agua

el guerrero pule su corazón

diluye la niebla

y la katana de sus ojos penetra

toda piel con los cinco sentidos

estilo de viento

planos de lluvia en blanco y negro

a punto de virtud su carcajada.

Esto es el vacío

como llegar al cielo con instinto

de dragón y aliento tímido

pero la herida no tiene respuesta

es una pregunta que arde

furia en fotogramas

no hay lugar para melancólicos.

Pobres de las mujeres decía Buda.

Yo combato con este adversario

en postura de abrazo.

Ya perdí.

de FULANA / Editorial La Zonámbula

 

DAME CHANCE

Qué escándalo

este desorden en el ropero

llevarle la corriente a las arañas

sería lo major

por cada agujero hay un zapato

versos rotos y música descosida

y tú me das papel

una maleta donde guardar mis tiliches

que dejo inconclusa

siempre que me voy

todo lo dejo atrás

solo el cuadro viene conmigo.

Colgué de ese clavo una mancha de humedad

demoliciones de vino y condena

una oración

pedir consuelo en tu estación de tren

un sandwich a tu estrella.

Espiar el azar es como cometer un crimen

te valdrá madre esta fulana

y todo lo que diga sera usado en mi contra

un rocanrol en la radio insiste

say no more.

de FULANA / Editorial La Zonámbula

 

ROCANROLITO MAÑANERO

Pulsando las cuerdas de la guitarra con sus semicorcheas ta ta ta ta, arranca la piel del sueño ya diminuto entre almohadas y pelos, música de la mañana y llegar tarde al trabajo porque lo mejor es despertar cuando los segundos son eternos, caben siglos en la lengua desplazada de un lado a otro, de un país a otro y de silencios nadie habla. Suena un bajo, va más abajo en el pentagrama directo a la clave de Fa enrulada en cuarta línea, hay mucho por tocar en los alrededores sonando, mucho de dame tu boca de date vuelta y de estar viniéndose y yendo por la especie humana entre cobijas. Todo es fuerte y atolondrado, es canijo es blando el amor, a esta hora cantan los deseos descansados, agua para el día y algo de no me importa nada. De la noche anterior no hay recuerdos. El sol pone su cuota de tonalidad por las rendijas, una batería de solos una máquina de café. Ahora me toca a mí.

Inédito

 

IV

Pienso en la palabra

me como las piedras

con las piedras aparece el planeta

y el planeta, fantástico, me duele

tanto

que mastico la palabra y escribo

son maneras de tallar el misterio

el lenguaje de pronto dentadura

todo muy naturalito.

Cuando hablan las piedras

en sus mundos destruídos hay naturaleza

versos de muelas.

La poesía muerde.

Inédito

 

LA COCINERA

A las cinco de la madrugada

amasando un libro,

la felicidad suprema de hambrientos

comensales de literatura

sopla suave su verdad de harina

y bien pelado su dolor

de cebolla en estado de gracia

en la cacerola deslumbrante apresura

sus lloros.

La cola del gato entra flotante

a la cocina:

–Todo poema es soltar la sopa

te enchilas con su limbo y su arrabiata.

Al desamparo consumado del menjunje

le maúllo un sazón

fuera de este mundo

y si me dejas mojar el pan

un sabroso final "al dente".

El corazón del malbec acerca

su compañía de bicho colorado

la garganta del animal va soltando

el rollo:

–Escribir es una interminable

despedida

no termina de irse su emergencia

resplandece en la memoria.

Amarrada en el amanecer

a la hora en que la redención canta

al gallito alebrestado de la claridad

con alma y vida tira su pastachuta

poética

a la máquina de hacer fideos.

Inédito.

Guadalajara, Jalisco.

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)

Aniversario con pistola

                          

ANIVERSARIO CON PISTOLA

En este centuagésimo aniversario

de la Revolución Mexicana

que se desató en aquel

20 de noviembre contra

la dictadura vuelta

enloquecida de Porfirio Díaz

la cantante Lila Downs

ofrecerá un concierto

en la plaza de su colonia,

que pertenece todavía

a nuestro querido

Manuel Ulacia,

dice ella, " olvida-lo

el pasado," los años dolorosos,

el nacimiento de México

libre aullando, y si mi Mejica

vamos a bailar y celebrar

bailando y recordar olvidando

la cara beatifica de nuestro

amigo, papa, abuelo, muerto,

renacido esta noche

de invocación, de colores puros,

precisos, de alebrijes

despertado en los sueños

de la muchedumbre dando

palmadas, una noche

tranquila de músicos europeos

y mexicanos—world music—

como si estuvieran

de vuelta en casa

para un partido

de las eliminatorias

los futbolistas que juegan

en las grandes ligas

de ese continente

esta noche en Coyoácan

una fiesta de bienvenida

al hijo prodigo, mas quieta,

recordando los muertos

recientes de este México

enloquecido que quiere

guardar sus libertades

ganadas por Villa y Zapata

y Madero a la fuerza,

perdidos durante la era

del partido único, titubeando

bajo los caudillismos

contemporáneos,

y cien años después

todavía el mando de la pistola.

 

A LAS LECTORAS DEL METRO 

A las mujeres y los niños de México

separados por el estado en el extremo

norte del andén de la estación Revolución

les dedico este poema. Las veo vestidas

en ropa cotidiana de sus trabajos hogareños

al lado de sus hijos con sus dientes

manchados por la coca cola y pienso

¿para dónde van las hembras

de las marquesinas? No toman el metro

porque las llevan sus hombres

en autos tsuru sobre el segundo piso

del Periférico. No bajan al subsuelo

porque no se maquillan para estos

paseos subterráneos. No descienden

a las vías salvo en las fantasías

despistadas de un hombre

que cruza la línea marcada

por la policía cuando ya

ha abordado el tren asediado

por una bruma de deseos y culpa,

solito por ver tantos hombres o salvajes

o monos en busca de compañía hasta

en el metro. Ahora se venden libros

de culto, intelectuales, que narran

la historia de la conquista a 10 pesos.

Por cierto los estafadores de los derechos

de autoría han tomado nota

de los estudiantes que viajan

en los vagones, y que alivio para

alumnos permanentes, poetas

ya cincuentones, ver de repente ante

ellos una mujer pintada con tonos delicados,

que nos da un señal de aprecio,

una mirada de cómplice por el transcurso

del viaje, mientras nos asomamos en el libro

que nos ha vendido otro hombre.

Mexico D.F., el 20 de noviembre, 2010

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)

 

Escritores de Nuevo León *

 

 
El prólogo de Xardiel Padilla menciona "25 instantáneas", en realidad se trata de 50 instantáneas, 15 mujeres y 35 hombres. Y si de números se trata, cabe entonces señalar que de los 32 escritores y escritoras que proporcionan en su currículo la fecha de su nacimiento, 4 nacieron en la década de los cuarenta; 7 en los cincuenta; 16 en los sesenta; 3 en los setenta y 2 en la década de los ochenta. El llamado boom de la literatura regiomontana en la década de los ochenta, coincide con el arribo a la literatura de los nacidos en la década de los sesenta; al concluir el 2010 tendrán alrededor de tres décadas en el campo literario de Nuevo León.
¿Me sabes algo o me lo dices al tanteo?

Más acá de la escritura está el autor, a veces como testigo, distante, o más o menos omnisciente, asoma en el texto como una sombra que las palabras arrojan cuando el lector las lee. Mérito de Héctor Alvarado es alumbrar por unos instantes los espacios diversos donde habita la imaginación de 50 escritores de Nuevo León para entrever que el león no es como lo pintan, ¿o si? Cada entrevista es distinta, y aunque en algunos casos alguna pregunta se repita, no es una encuesta y quizá se trata de una invasión disfrazada como visita rápida.

Las preguntas están formuladas, afortunadamente para el lector, por un escritor que comparte obsesiones con los autores, y constituyen en parte, los dilemas que casi todo escritor enfrenta cuando se trata de crear. En algunos casos, Alvarado funge como cómplice del entrevistado, respetando ciertas zonas de la vida personal o íntima. Hay un sabio refrán popular que dice de músico, poeta y loco, todos tenemos un poco. Quizá habría que reformularlo para esta ocasión diciendo de músico, poeta y loco, todos los escritores tienen un mucho... salvo excepciones.

En la mayoría de las respuestas destaca la ironía o el humor, y en algunos casos la entrevista se torna un juego de palabras entre la ambigüedad y la confesión enmascarada. Las preguntas indagan el quehacer literario de los escritores, pero también escarban en su individualidad, es decir en la imagen que los autores se han construido de sí mismos. Sin duda las instantáneas contribuyen en la construcción de "mitos" en torno a los escritores o de algún escritor.

Los panteones literarios

La pregunta sobre los autores u obras más frecuentados por escritores entrevistados, está formulada de distinta manera, pero se refiere a quienes son los escritores más significativos para los entrevistados, por el motivo o razón que sea. Lo primero que resalta es la diversidad... hasta cierto punto. El autor que mayor número de menciones tiene es Miguel de Cervantes. Es por demás evidente que todo escritor, cuya lengua materna sea el español, debe quemar incienso ante Cervantes... o el Quijote. Esto tiene que ver con el lugar de honor (prestigio) que ocupa Cervantes en la Literatura Universal occidental, compartido quizá por dos o tres autores considerados monstruos sagrados de la literatura, además de que se dice que están entre los más leídos (sin contar a los bestselleristas, off course). El hecho es que sólidos prestigios académicos o intelectuales se han hecho demostrando una y otra vez, la grandeza indiscutible de estos autores. Por lo tanto, Cervantes no podría faltar en el panteón literario de los que aspiran a ser reconocidos por los inefables académicos, la burocracia cultural gubernamental y los despiadados críticos que habitan algunos suplementos culturales, revistas y consejos de editoriales. Comparten el segundo sitio Dante Alighieri y Juan Rulfo, y no sé ustedes pero yo veo algo común entre ambos: el asunto de los muertos. relacionado con la condenación, la culpa, el castigo, el infierno. Asunto y temas que son parte importante de nuestra cultura popular o no. En el tercer sitio aparecen Octavio Paz y Jorge Luis Borges. Ambos muy admirados literariamente por unos y políticamente abominados por otros. Sin embargo, estos autores han influido fuertemente el campo literario con sus sugestivas concepciones de la literatura y, por ende, del mundo. El cuarto sitio lo comparte Gabriel García Márquez con La Biblia. Y siguiendo con proponer lo que tienen en común, diría que el llamado realismo mágico, lo cual me llevaría a demostrar que el realismo mágico se lo copió García Márquez de la Biblia y nomás lo adaptó a su terruño, y como no quiero hacer tal cosa, me retracto de lo anterior. Ni modos.

Atrás de estos consagrados vienen los grandes escritores de culto, suicidas y "enfermos", deliciosos banquetes para la glotonería psicoanalítica y los adeptos al electroshock: Plath, Woolf, Pizarnik, Joyce, Dostoievski, Pessoa. Además de Paz y Rulfo, otros mexicanos son mencionados: López Velarde, Villaurrutia, Sor Juana Inés de la Cruz, Carlos Fuentes, José Emilio Pacheco, Coral Bracho, Eduardo Lizalde, Sergio Pitol, José Agustín, Jorge Cuesta, Jorge Ibarguengoitia, Pita Amor, José Revueltas. Escritores de Nuevo León mencionados sin ironía de por medio: Héctor Alvarado, José Eugenio Sánchez, Felipe Guerra Castro y Oscar David López.

¿Y dónde quedó la Tradición Literaria?

Las respuestas que tienen que ver con la tradición literaria son diversas, pero tienen en común que de una o otra forma reconocen una Tradición (esa que se escribe con mayúsculas y en negritas), aunque resulta algo abstracto y ninguno de los entrevistados deja en claro a qué tradición se refiere. Cristina Rivera Garza nos deja entrever que hay más de una tradición; ¿será que cada escritor tiene una versión propia de la tradición literaria? El hecho es que no se niega o rechaza rotundamente la Tradición literaria, sea lo que sea lo que entiendan por tradición: o se expresan con cierto respeto (saberla bien y luego "distancia crítica"), o con cautela diplomática ("ruptura tradicional").

Al parecer se entiende que inscribirse claramente en una tradición literaria trae consigo pérdida de originalidad. A la pregunta de si se siente parte de una tradición, Jeannette L Clariond responde que cada escritor debe pertenecer a una tradición, pero debe salir de ella y regresar con una voz propia. Sin embargo, concluye diciendo que cree más en la posibilidad de que cada poeta establezca su propio canon. Dulce María González no tiene problema para decir que se inscribe en la tradición de la literatura occidental... ni más ni menos. Uno se pregunta cómo le haría Dulce, si tomara el consejo de J L Clariond, para salirse de la tradición literaria occidental ( ¿y a adónde iría?) y luego regresar con su propio canon literario.

Con las influencias sucede algo similar que con la Tradición literaria. Existen, pero no se dice claramente cuales son cuando se trata de estilo o recursos literarios, plagios dirían algunos malintencionados. Las influencias que se mencionan señalan a autores u obras admiradas, ya sea por su prestigio literario o por el placer que la lectura de ellas les ha proporcionado. Luis Javier Alvarado nombra como sus influencias a dos de los poetas que más han influido a los jóvenes de distintas décadas en su actitud hacia la poesía: Baudelaire y Rimbaud. Mario Anteo se ubica entre Joyce y Beckett. Luis Valdez menciona a Ibarguengoitia, Poncela y Woody Allen. Solamente Rosaura Barahona mencionará claramente en que consistió la influencia recibida de Pedro Reyes Velásquez: rigor por la claridad y sencillez en la prosa. Otros escritores aceptaran que tienen muchas y variadas influencias, pero no mencionan nombres.

En relación a pertenecer o no a una generación literaria, la mayoría de los entrevistados no se reconocen como parte de alguna generación literaria. Pero la cosa cambia cuando se trata de reconocerse parte de una generación en términos amplios, cultural. SI bien son renuentes a señalar influencias literarias, una parte importante expresa estar influido por la cultura audio visual. José Eugenio Sánchez señala lo que tienen de similar la generación de la que se siente parte: la información, el rock, la tecnología y la diversidad. Iván Trejo menciona a la música y el cine. La música y junto a ella el cine y el vestuario se convirtieron en los vehículos más importantes del cambio cultural, de masas, en la época contemporánea. Si algo dejan en claro las entrevistas a los escritores de Nuevo León, es la importancia fundamental que para ellos tiene la música y el cine. Y si de espacios donde los escritores se encuentran y desencuentran, Dulce María González menciona algunos de los más significativos: La Facultad de Filosofía y Letras, el Centro de Escritores (Conarte) y las cantinas. Otro espacio que ha cobrado gran importancia en la última década y tiende a revolucionar la vida cultural: el ciberespacio, los blogs y redes sociales, las revistas culturales electrónicas.

La vida cultural, la crítica y el lector

Por supuesto, hay escritores que ni se reconocen como parte de una generación de ningún tipo, o no participan en la vida cultural y/o relegan o niegan al lector. La divisa de estos escritores parece ser La Literatura Soy Yo y Mis Obsesiones Literarias.

Respecto a los lectores, hay quien los busca, es decir los convoca a través de la escritura (Toscana y Parra); los desean o imaginan (Dulce M. González, Valdés, Mendiola, Cuéllar, Anteo); pero hay también quien los relega, o de plano los ignora (Kullick, Montes, Ruiz, J. J. Villarreal, Covarrubias, M. M. Villarreal); y pocos intentan perturbarlo (Jiménez y Elizondo). El hecho es que Toscana y Parra han logrado publicar sus obras en empresas editoriales comerciales y sobrevivir en ese medio donde los lectores tienen una importancia primordial. Otros han publicado alguna obra, pero no han logrado continuidad y la mayoría de sus obras se han publicado en editoriales no precisamente comerciales, donde el lector importa pero no es vital o determinante. Conste que aquí no se trata de un hecho que estrictamente se remita al valor literario de las obras, pero sin duda algo tiene que ver.

La critica literaria es vista por los autores como un mal necesario. Luis Aguilar ve a la critica como la posibilidad de avanzar. Parra procura aprender de la crítica objetiva. Hay quien sufre por la críticas (Clariond, Laurent, Galindo). Otros la soportan (Nuncio, Zambrano). También hay masoquistas que la buscan, pero seria y fundamentada (Trejo). Belmonte y José Javier Villarreal son de los que consideran a la critica como fundamental.

La mayoría de los escritores y escritoras entrevistados participan en la vida cultural, pero solo algunos consideran que tiene cierta importancia más allá de la necesaria convivencia entre gente con el mismo oficio. Los hay interesados como Alanís y apasionados por la grilla literaria como Parra.

En las Imágenes brindadas por Héctor Alvarado, el lector podrá encontrar otros temas de interés que aquí no se comentan: las obsesiones en la ardua tarea de corregir los textos, la locura en los escritores, las manías, etc. Pero quizá lo más importante de las Imágenes es que se trata de un libro que combina lo divertido con lo serio, y que expresa parte de lo que son o quieren ser los escritores de Nuevo León.

En la manufactura del libro sobresale el diseño editorial. El cuidado de la edición presenta fallas en la compaginación hojas repetidas, y alguna falla en la impresión. Así mismo, no aparece el nombre, o nombres, de quien tomó las fotografías de los escritores, y es lamentable porque se trata de un trabajo muy bueno merecedor del crédito correspondiente.

*Alvarado, Héctor, Entrevistas. Instantáneas con escritores de Nuevo León, Universidad Autónoma de Nuevo León, Monterrey, N. L. 2010.

Cuidado de la edición a cargo de Jessica Nieto y Zacarías Jiménez. Diseño editorial de Elena Herrera. Tiraje de 1 500 ejemplares.

 

Diez notas sobre poesía y vida en Guillermo Meléndez

    

1.- A lo largo de la obra de Meléndez, encontramos una trama poética fundamental tejida con los hechos, muchas veces cotidianos, de la vida y la poesía.

2.- Para Meléndez, la poesía se convierte en una búsqueda unas veces amarga, otras irónica, de una belleza que nada tiene ver con sublimaciones románticas, ideales abstractos o cánones estéticos impuestos por concursos de belleza. Se trata de la belleza de lo real, que se presenta espontánea y esquiva, capaz de surgir en los lugares más inadecuados y en los momentos más inesperados, para durar sólo unos instantes.

3.- Ser poeta en una ciudad-mundo atroz, alienada, brutal, hace de Meléndez un náufrago urbano, lo cual implica para el poeta sobrevivir como otro, inventar y portar un disfraz , no con el propósito de negar la realidad, sino para mejor revelarla y rebelarse, y de esta manera poder vivir la vida con algo de libertad e intensidad, y sobre todo para atisbar lo que hay detrás de las máscaras cotidianas y las puertas prohibidas.

4.- En la poesía de Meléndez asistimos a una suerte de transfiguración de la ciudad y sus habitantes, los cuales son transformados, vestidos, como seres mitológicos, dioses, humanizados con los defectos del hombre común.

5.- Tres presencias se manifiestan en el mundo poético de Meléndez: además de la poesía griega y latina clásica, también caminan en los versos del poeta, la poesía japonesa y la cultura urbano popular, sobre todo la música, de varios países latinoamericanos.

6.- La poesía de Meléndez constituye una especie de épica urbana, que a diferencia de las grandes hazañas militares de la épica clásica griega, nos cuenta poéticamente las portentosas hazañas de la vida cotidiana de seres comunes y corrientes, enfrentados en la interminable batalla por la vida.

7.- Algunas características de esta poesía son: a) un paisaje urbano nocturno, donde la ciudad de Monterrey es reinventada; b) en la medida que nos narra historias, la poesía de Meléndez se acerca a la prosa poética, donde un lenguaje metafórico es tejido con un hilo narrativo; c) la irrupción de distintas voces que abren diálogos o soliloquios; d) hay también una guerra del oído rebelde del poeta contra la sintaxis.

8.- Destaca en la obra de Meléndez, un fuerte sentido del humor: un humor que se afana en revelar lo ilusorio d la imagen o idea que construye el ser humano de sí mismo, para dejar al descubierto lo distinto que somos de lo que creemos ser. Pero no se trata propiamente de un desenmascaramiento para encontrar lo real que se esconde; para Meléndez esta interacción entre el rostro de la máscara y el rostro que está detrás, funciona como lo real, con todo lo grotesco que pueda ser, pero también no deja de ser divertido.

9.- El humor en la poesía de Meléndez suscita la risa. No es la risa que nace de la burla cruel, irónica, que marca el desapego y la diferencia. Se trata de una risa que surge de la complicidad, de la simpatía por el otro, de la comprensión, entre el poeta y los seres nocturnos, que como él combaten heroica y cotidianamente el tedio y el desamor, es decir, el olvido.

10.- El humor, mordaz en ocasiones, que todo lo transfigura, incluye al propio poeta, transformado en fauno, payaso o acólito del dios Baco. Con cada poemario escrito por Meléndez esta ciudad de Monterrey se reinventa, se hace más humana y se descubre, a pesar de los pesares, poéticamente.

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)